¿Cómo elegir tu destino ideal para estudiar inglés en el extranjero?

Estudiar ingles en el extranjero

Elegir un destino para ir a estudiar inglés es siempre uno de las decisiones más complicadas para los estudiantes. Esta decisión depende de los gustos y objetivos de cada persona, sin embargo hay ciertas variables a evaluar que pueden ayudar a tomar la mejor decisión:

El estilo de vida
Una buena manera para comenzar a acotar un poco las alternativas de destinos, es pensar en el estilo de vida que prefieres. Hay personas a las que le gustan las grandes ciudades, llenas de estímulos y diversión, otros prefieren la vida relajada de la playa, o ciudades más pequeñas donde puedan tener contacto con la naturaleza y hacer deporte aventura. El estilo de vida nos puede dar una idea general de qué destinos pueden ser compatibles con cada persona.

Los costos
Esta es una variable importante a considerar y su relevancia dependerá del presupuesto de cada estudiante. Es importante tomar en cuenta, no sólo el valor del curso, si no también el costo de vida del destino y el tipo de cambio a la moneda del país de origen. Cabe destacar que no es bueno tomar esta variable sola, si no más bien equilibrarla con las demás, buscando la mejor relación precio/beneficio.

El clima
Según la fecha en la que se planea viajar, siempre es bueno saber cómo estará el clima en cada destino. Para algunos esto no es un ítem importante, pero hay otros que no soportarían un invierno muy crudo, y otros a los que les desespera el calor intenso.

La ubicación
Si dentro de los objetivos está la idea de aprovechar de hacer turismo en otros lugares, es bueno considerar qué tienen para ofrecer los distintos destinos. Por ejemplo, Inglaterra, Irlanda o Escocia tienen la ventaja de estar en Europa, por lo que desde estos destinos es muy fácil viajar por el fin de semana a otros países del viejo continente. Una opción diferente puede ser Queenstown, en la isla sur de Nueva Zelanda, ya que en sus alrededores hay una gran oferta turística para estar en contacto con la naturaleza.
Por otro lado hay personas que no tienen tanto tiempo para turistear o prefieren aprovechar de conocer bien la ciudad donde estudiarán, de manera de sentirse parte de ella y experimentar lo que es «vivir» la ciudad. En estos casos esta variable no debería tener tanta relevancia.

La visa
Hay que considerar el nivel de complejidad para obtener las visas en cada destino, y los costos asociados a ello. Por ejemplo, un chileno que quiere estudiar hasta 6 meses en Reino Unido, no necesita tramitar un visado. Por otra parte, el visado de estudiante para Australia, es más caro, pero incluye un permiso de trabajo por hasta 20 horas semanales, y además protege a los estudiantes ante cualquier incumplimiento por parte de las escuelas.

Tu intuición
Una vez que hayas evaluado todas las variables anteriores, es el momento de escuchar qué tiene que decir tu intuición. Esta es una herramienta que pocas veces falla, y que no deberíamos olvidar en ninguna decisión que tomemos.