Qué alojamiento elegir al estudiar inglés en el extranjero?

Alojamiento

Uno de los temas claves al ir a estudiar inglés en el extranjero es la selección del alojamiento. En general las escuelas ofrecen 2 alternativas: El Homestay y la residencia de estudiantes. Aquí te contamos en qué consiste cada uno, para que puedas tomar la alternativa que más te acomode.

Homestay
El Homestay es el sistema tradicional de alojamiento al estudiar idiomas en el extranjero. Este consiste en alojar con una familia residente en el destino. Para esto las escuelas seleccionan familias que quieren recibir estudiantes internacionales, revisando que cumplan con ciertos requisitos, como que tengan los espacios e infraestructura necesarios para recibir al estudiantes, que estén dispuestos a colaborar con ellos, que la ubicación de la casa tenga fácil acceso a la escuela, y que el idioma que se hable sea inglés nativo.

El alojamiento en Homestay, generalmente incluye media pensión, es decir, desayuno y comida. Hay escuelas que ofrecen otras opciones como sólo desayuno, sin servicio de comida o pensión completa los fines de semana.

Generalmente el Homestay es la alternativa más conveniente en términos de precio. Además tiene la ventaja de entregar el servicio de 2 comidas al día, lo que es muy cómodo para el estudiante. Pero los beneficios más importantes son, por un lado, la oportunidad de conocer e interiorizarse en la cultura del país donde se está estudiando, conociendo el estilo de vida de una familia por dentro, y por otro, el hecho de poder practicar el inglés con personas nativas. Por último, el alojar en Homestay te entrega un soporte adicional a la escuela, ya que la familia también te puede ayudar en caso de que tengas dudas, o necesites algún tipo de ayuda práctica o personal.

Residencia estudiantil
La residencia de estudiantes es una alternativa que ha ido ganando popularidad en los últimos años, por lo que las escuelas se han visto en la necesidad de buscar las mejores alternativas para ofrecer este servicio.

Este sistema consiste en alojar en una casa o residencia compartida con más estudiantes. En general se contrata una habitación privada o doble, y se comparte el baño y las áreas comunes como sala de estar y cocina. Sin embargo algunas escuelas también ofrecen alternativas de baño privado, e incluso pequeños estudios que además incluyen cocina. Las escuelas también se preocupan de que las residencias tengan buen acceso a la escuela.

La gran ventaja de la residencia estudiantil es la total independencia, por lo que este tipo de alojamiento es ideal para quienes prefieren definir su propia rutina sin tener que adaptarse a otros.

Además, por lo general las residencias de estudiantes tienden a ser bastante animadas, considerando que hay mucha gente joven, de distintos países dispuesta a divertirse y abierta a conocer otras personas de culturas diferentes. Esto también las hace muy atractivas, ya que es una buena manera de hacer nuevos amigos.

Ambas alternativas de alojamiento tienen sus ventajas. Entonces, la elección que hagas debe ser en función de tus objetivos, tus gustos y tu personalidad.